Misión como presencia

La experiencia de la pandemia covid-19 nos empuja, a nosotros misioneros, a repensar y cambiar nuestra visión de la misión o al menos la de la evangelización. ¿A dónde nos dirige hoy el espíritu de Dios? Esto nos llama entonces a repensar y reestructurar nuestro carisma y nuestras diferentes actividades y programas misionales. Estamos llamados a estar presentes en los acontecimientos de la vida cotidiana de las personas como una nueva forma de evangelizar. Esto se refiere exactamente a la calidad evangélica de las relaciones que nosotros, como misioneros, experimentamos o compartimos con las personas que nos acogen. ¿Estas relaciones personales y comunitarias traen esperanza para el futuro?

Padre Anthony Okene, Misionero en Kenia

Para nosotros, los misioneros de este tiempo de pandemia covid-19, el futuro estará sin duda lleno de sorpresas. Definitivamente, las cosas nunca serán las mismas después de este toque de queda y cuarentenas covid-19. Incluso nuestra forma de vivir la misión definitivamente cambiará. Sin embargo, este futuro no es impredecible. Todo esto ya se anuncia con la realidad actual del covid-19 en la forma en que nos hemos hecho presentes a las personas, a los grupos y comunidades que nos acogen como evangelizadores. Así pues, hay que ir más allá de las múltiples actividades, organizaciones, planes y liturgias en las que normalmente nos involucramos. Creo que la visión de la misión que nos parece más inspiradora para el futuro en un mundo que está afectado e infectado con covid-19 es la de la misión como presencia. La renovación de las actividades misioneras y el futuro de quienes se dedican a ella también está relacionada con la calidad de la presencia que caracteriza los verdaderos o reales encuentros humanos. Estar presente.es más que estar allí como observador. Significa acercarse a las personas, sumergirse en la vida de nuestro pueblo, estar atentos a las personas y a sus necesidades y solidarisarse con ellas. Sin proximidad y auténtico y sin una profunda experiencia espiritual la misión seguirá siendo superficial y sin mañana. En un contexto donde todo tiene que cambiar y donde tenemos que aprender a vivir con covid-19, esta cualidad de presencia y testimonio hará posible entregar el Evangelio a las personas a las que servimos. Esta visión de la misión como presencia nos permite evocar un enfoque común respetando las diferencias de lugares, realidades y personas.

Líderes y catequistas

Así, la misión se convierte en una presencia evangélica cuando se vuelve libre, vulnerable, fraterna, con mucha gratitud y compasión; así como lo fue en el tiempo de Jesús con su presencia entre su propia gente. La misión como presencia significa inserción en un nuevo contexto de vida: esto es, sumergirse en una cultura extraña y vivir una misión de proximidad especialmente entre los pobres. Extraño no porque sea diferente de mi cultura, sino porque ya estamos ya infectados o afectados por covid-19 en todos los aspectos de la vida. Vivimos en un contexto donde la gente está obligada a observar el distanciamiento social, no hay iglesias llenas, hay menos gento en los templos, misas via zoom / Facebook y YouTube, nuestras liturgias que tienen menos o ningún significado para muchos, no hay reuniones, no más saludos de paz, etc. Esta visión de la misión como presencia evoca también el discernimiento de la presencia del espíritu de Dios obrando en nuestra vida y en la vida de las personas de todo el mundo, especialmente de las que servimos. En la profundidad espiritual de los encuentros humanos, el espíritu de paz, de verdad, de justicia y de reconciliación se convierte entonces en el verdadero protagonista de la misión. Descubrir la presencia en la misión despierta la alegría y revive la esperanza. Esta misión de proximidad y de descubrir la misión de uno como presencia a los demás y al espíritu de Dios en la misión, diseña la calidad evangélica de las relaciones humanas que experimentamos como misioneros especialmente con esta nueva realidad de covid-19.

Anthony Okene, mxy
Misionero en Kenia
10/06/2020

NOTIMISION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *