Padre Juan Pablo Aguilar, misionero en Tailandia

Soy el P. Juan Pablo Aguilar, mxy. He servido en el Reino de Tailandia durante los últimos diez años. Llegue a Bangkok, la capital del país en el año 2010 y estudié Thai durante un año; luego fui enviado a continuar mis estudios de Thai mientras vivía también en la misión en la Diócesis de Chiang Mai en la frontera entre Tailandia y Myanmar. Allí estuve durante cinco años ayudando en el acompañamiento Pastoral de comunidades cristianas formadas por personas de diferentes grupos étnicos como los Kayan, Koyao y Karen.  La mayoría de ellos venidos como refugiados desde Myanmar.

Esta fue una experiencia maravillosa de fe para mi, por cuanto era testigo de ver y sentir como la vida de fe de estas personas era fortalecida por el Evangelio y sus de vida fraterna. El Thai no es mi lengua materna y tampoco la de ninguno de estos grupos, pero aún así era la única lengua que nos era común y nos permitía la comunicación; así que cada uno de nosotros hacía un gran esfuerzo para entender y hacerse entender; para compartir el Evangelio y celebrar nuestra fe.

For the last 5 years I have been at the Thailand-Laos border serving people from the Hmong and Akha tribes with the Ursuline Sisters.

Durante los últimos cinco años he estado en la frontera entre Tailandia y Laos, sirviendo con las hermanas Ursulinas comunidades formadas por personas de los grupos étnicos Akha y Hmong.

Para mi es una gran bendición ser testigo de la entrega de fe y vida fraterna cristiana de las hermanas Ursulinas. Su amor por la gente, su vida de oración y respeto de los diferentes idiomas y culturas en esta región, me recuerdan constantemente la invitación del Papa Francisco:  “Es imperiosa la necesidad de evangelizar las culturas para inculturar el Evangelio. En los países de tradición católica se tratará de acompañar, cuidar y fortalecer la riqueza que ya existe, y en los países de otras tradiciones religiosas o profundamente secularizados se tratará de procurar nuevos procesos de evangelización de la cultura, aunque supongan proyectos a muy largo plazo”.

Y la invitación de Jesús en el Evangelio: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente… Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

NOTIMISION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *